16 septiembre, 2021

PREHISTORIA

La prehistoria es un periodo muy amplio que abarca desde las primeras edades de la historia, la aparición y desarrollo de los homínidos, hasta los inicios de la escritura. Ha sido uno de los campos motivadores de la creación de la ciencia arqueológica y del interés por el pasado del hombre. Sin embargo, en la Comarca del Campo Cartagena las circunstancias han provocado que los numerosos yacimientos de los que disponemos no hayan recibido grandes inyecciones económicas, ni tampoco un apoyo mediático que los de a conocer al público en general o que haya permitido hacerlos visitables. Para abordar este inmensa fase cronológica comenzaremos por el Cuaternario, la última de las eras en que los geólogos del siglo XIX organizaron la historia de la Tierra, que comenzó hace más de dos millones de años, y en la que aún nos encontramos.

Durante el Cuaternario, mientras que en todo el mundo se sucedían las glaciaciones, aquí en el sureste peninsular el clima era más similar al africano con periodos de intensas lluvias, llamadas pluviaciones. En este entorno creció una flora y fauna propia de la sábana africana. Yacimientos como el de “Cueva Victoria” (datado en el Paleolítico Inferior) nos han aportado hallazgos de criaturas  como el Megantereom waitei, un felino gigante de fauces enormes, el Hippopotamus antiquus, más fácil de imaginar, o el Pachicrucuta brevirostris, conocida como la hiena prehistórica. Pero el descubrimiento más importante hasta la fecha han sido los restos del Theropithecus cf. Oswaldi, una especie de simio que facilmente podría convertirse en el primer primate encontrado en Europa.

Los primeros homínidos como tales aparecieron ya en el Paleolítico Medio (unos 80.000/50.000 años atrás). El yacimiento con restos óseos más antiguos de nuestra zona, es el que se encuentra en el Cabezo Gordo de Torre Pacheco, conocido como la “Sima de las Palomas”, donde se han hallado restos de al menos ocho individuos de Hombre Neanderthal con una cronología de 90.000 años. Propios también del Paleolítico Medio tenemos otros yacimientos como la “Cueva de los Aviones”, muy cercana a la ciudad de Cartagena, habitada por Neandertal y famosa por conchas con pigmentos adheridos de color naranja, negro y rojo, que pueden considerarse como prueba de una intención estética.  Del Paleolítico Superior (19.000/12.000)  podemos encontrar la “Cueva de Los Mejillones” en Cabo de Palos, con restos de industria lítica y ósea del Magdaleniense; o la “Cueva del Caballo” en Isla Plana. Del Mesolítico o Epipaleolítico (10.000/5.000) también encontramos yacimientos como el “Abrigo costero de El Macho”.

En el Neolítico (5.000/2.500)  destacando “La Cueva de La Higuera”, donde podemos apreciar una de las representaciones de pintura rupestre más singulares de todo el ámbito del arte postpaleolítico. Así pues, el campo de Cartagena se presenta desde muy temprano como un mosaico de asentamientos humanos que comienzan a sendentarizarse, de los que sería muy importante seguir sus actividades creativas y compararlas con otros grupos contemporáneos, así como valorar la influencia que ejercieron y recibieron.

Del período Calcolítico, tradicionalmente denominado “Edad del Cobre” y cuya terminología se ha abandonado por la historiografía moderna, son pocos los ejemplos de yacimientos que han sido identificados en este contexto. Probablemente, el “Cabezo del Plomo” en Mazarrón sea el ejemplo más paradigmático. Un poblado fortificado cercano a la costa, relacionado con las actividades de explotación de recursos marinos, como el marisqueo. Esta fase donde se generaliza la instrumentazión metálica y metalúrgica abrió paso a un fenómeno que cambio las estructuras sociales de los grupos humanos coetáneos.

La fusión de metales generó herramientas más eficaces pero también elementos ornamentales que se convirtieron en bienes de prestigio, que al final fueron estratificando la población hasta crear grupos sociales elevados y otros inferiores. La edad del Bronce se caracterizó en todo el sureste peninsular por la conocida cultura argárica, donde la ocupación de los hábitats responde claramente a estrategias selectivas de espacio. Se busca cercanía a recursos básicos, agua, zonas de fácil defensa natural. En la Comarca destaca el reciente hallazgo del poblado de Cuevas de Almanzora en Fuente Álamo.

 

 

BARANDIARÁN, I. Prehistoria de la Península Ibérica. Ariel 2012. 493 pág.

EIROA, J. J. Prehistoria de la Región de Murcia. EDITUM. 1994. 287 pág.

MAS García, J. Primeros Poblamientos del Sureste. “Historia de Cartagena”. Tomo II. Ed. Mediterráneo 1986.

RIBOT, F. Los Primeros primates de Cueva Victoria. “Mastia: Revista del Museo Arqueológico Municipal de Cartagena. Nº 11. 2012. Pág. 433-452.

WALKER, M.J. La sima de las Palomas del Cabezo Gordo en Torre Pacheco: excavación e investigación en 2011. “Revista Museo Arqueológico de Murcia”. Nº 13. 2011.

Multimedia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X