Esta semana nos ha llegado la noticia de que en Cartagena puede caer nieve. La ola de frío que esta semana va a irrumpir en nuestra zona puede dejar nevadas en la madrugada del martes al miércoles, acumulándose unos pocos centímetros de nieve que a lo largo del día desaparecerán por los chubascos que se prevén. Una noticia que ha causado ilusión entre los cartageneros ya que no estamos acostumbrados a ver la ciudad portuaria vestida de blanco, y es que hace muchos años que no nieva en el casco urbano. En Cartagena ha nevado en otras ocasiones, pero fue en diciembre de 1926 cuando un temporal azotó toda España y aquí nos dejó como regalo de navidad un buen manto de nieve.

Orihuela en el temporal de Diciembre de 1926

Si volvemos la vista atrás, ese diciembre de 1926 se ha aproximó a la península un temporal que dejaría frío, viento, lluvia y sobre todo, mucha nieve. Las temperaturas alcanzaron valores muy bajos en prácticamente todas las provincias, donde la nieve evidentemente se dejo ver. Se produjeron daños materiales en diferentes zonas, relacionados sobre todo con el desprendimiento o hundimiento de tejados, la pérdida de cosechas, especialmente en la zona valenciana, o el bloqueo de las comunicaciones. Salvo una víctima mortal por causa del frío en Santander, no hubo que lastimar más perdidas humanas, aunque la situación lo pareciera. Las vías ferroviarias se bloquearon por la nieve, y algunos trenes quedaron aislados con sus pasajeros en el interior, a mitad de camino. Paradigmático es el caso del tren que quedó incomunicado en Bonete, Albacete, y debió recibir provisiones aéreas desde las bases de los Alcázares y  Cuatro Vientos.

Campo de Cartagena con nieve en 1926

En Cartagena la nieve, que había caído desde las últimas horas del sábado 25 de diciembre hasta las primeras del domingo 26, se vivió con varias caras. Preocupaba sobre todo en el campo, que en aquellos tiempos era el principal centro de abastecimiento para la ciudad. Allí, donde se había concentrado hasta medio metro de nieve, esta fue recibida por algunos con agrado, pensando que ese año no faltaría agua para sus cultivos, y con miedo por parte de otros que temían que hubiera causado daños irreparables en su cosecha. Y es que, prácticamente todos los pueblos del campo de Cartagena habían quedado incomunicados y sus carreteras bloqueadas para toda clase de vehículos por la cantidad de nieve. En la ciudad, el temporal había obligado a reforzar las amarras de los barcos, y el frío convenció a mucha gente a no salir de casa, lo que causó enormes pérdidas en el tradicional Mercado de Pascua, que ese año por primera vez se situaba en la calle Santa Florentina. Las comunicaciones también se habían visto afectadas, no sólo por correo, que se enviaba en ferrocarril y que por el estado de las vías no puedo llegar a Madrid, sino también en el sistema telefónico y telegráfico, que había sufrido daños en alguno de sus puntos, y que quedaría interrumpido durante unos diez días. También las carreteras vieron bloqueados algunos de sus puntos, especialmente en Los Puertos de la Cadena, donde la nieve alcanzó el metro de espesor.

Mercado de Pascua, en la Calle Santa Florentina. Diciembre de 1926.

No obstante, a pesar de las adversidades, en Cartagena también se vivió la nieve con ilusión. Los periódicos locales informaban del estado de los servicios, y promovían el sentimiento lírico y los aires poéticos que provocaba el paisaje cartagenero nevado. Ver las laderas de los montes y sus cimas blancas, los tejados de los edificios, como la torre de la catedral, cubiertos de nieve, y las calles de la ciudad con un manto invernal, debió ser una visión hermosa. Ojalá en esta ocasión el frío nos permita volver a contemplar, aunque sea unos instantes, la nieve sobre las casas y monumentos de Cartagena.

Puerto con los montes de San Julián y El Calvario nevados

Bibliografía 

“Nieve” y “Cartagena-El polo Norte” (27 de Diciembre de 1926). El Porvenir. Pág. 1.

“El Temporal” (27 de Diciembre de 1926). El Eco de Cartagena. Pág. 1.

“Pascuam Habemus”, “A mal tiempo buena cara” y “El temporal de nieve”. (28 de Diciembre de 1926). Cartagena Nueva. Pág. 1.

“Sugerencias de la nieve” (29 de Diciembre de 1926). El Porvenir. Pág. 1.

“El teléfono urbano” (29 de Diciembre de 1926). El Porvenir. Pág. 4.

“El servicio telefónico” (29 de Diciembre de 1926). El Eco de Cartagena. Pág. 1.

“Conferencia telegráfica” (29 de Diciembre de 1926). El Eco de Cartagena. Pág. 4.

“Viendo la nieve” (30 de Diciembre de 1926). El Porvenir. Pág. 1.

“El Temporal de nieve- intervención aérea” y “Mas del Temporal” (30 de Diciembre de 1926). El Porvenir. Pág. 4.

“Los terribles temporales. Varios trenes bloqueados”. (30 de Diciembre de 1926). El Eco de Cartagena. Pág. 4.

“Relieves Pascuales. Nieve, pavos, turrón y cartuja”. (31 de Diciembre de 1926). Cartagena Ilustrada Págs. 1-5.

“Se restablece la comunicación ferroviaria” (23 de Enero de 1927). Cartagena Nueva. Pág. 1.